La startup ultraligera (the lean startup)

La startup ultraligera (the lean startup)

La definición de empresa ultraligera es una empresa que reduce al máximo los costes y el tiempo de salida de un producto al mercado.

Este concepto de empresa está ganando rápidamente popularidad y desde Dinamon creemos que finalmente transformará completamente los procesos de creación y desarrollo de producto. En realidad todos los servicios que ofrecemos tanto a empresas como a profesionales y emprendedores, se basan en este proceso.

La idea de la startup ultraligera es sacar un producto básico lo antes posible, ponerlo a prueba entre los clientes potenciales y recoger su feed back constantemente para desarrollarlo en función de las necesidades. Eso nos permite verificar la viabilidad en el mercado de un producto reduciendo al máximo la inversión de salida y reduciendo las tasas de fracaso.


Eric Ries, uno de los principales promotores del concepto “lean startup”

Algunas de las características de las startups ultraligera, existen hace mucho tiempo pero lo realmente innovador es la unión de todas. Los pasos para montar una empresa ultraligera son los siguientes:

  1. Prototipo rápido (Rapid Prototyping): Utiliza cualquier cosa que tengas en tus manos para crear una maqueta visual de tu producto explicando las funciones y características. Un dibujo en un papel, un gráfico en powerpoint, pueden servir perfectamente. Lo importante es que el producto sea visualizable (es más fácil entender algo viéndolo que si nos lo explican). Si tu producto va sobre web o teléfono móvil,MockFlow puede convertirse en tu mejor aliado.
  2. Pon a prueba tu idea: Presenta tu idea a tanta gente que sea posible. Especialmente a aquellos que pueden ayudarte a poner en marcha tu proyecto (inversores, amigos, otros emprendedores, clientes potenciales). No te obsesiones con lo que has diseñado (piensa que es sólo el punto de partida), escucha con detenimiento todas las sugerencias constructivas e introduce las mejoras que creas conveniente.
    Pierde el miedo a que te roben la idea. La mayoría de los inversores saben que la persona y la ejecución son mucho más importantes que la idea. Por otra parte, debes tener confianza que no hay nadie mejor que tú para hacer que tu idea se convierta en realidad.
  3. Acumula recursos: Si has pasado la prueba anterior, ahorra o consigue dinero para que las personas de tu equipo puedan trabajar tranquilamente entre 5 y 6 meses (tu producto tiene que estar fuera y vendiendo antes de que acabe ese periodo).
  4. Lanza tu producto lo antes posible: Identifica las funcionalidades básicas de tu producto y lánzalo tan pronto como éstas sean sólidas. Piensa que con el lanzamiento no has hecho más que empezar y que, si tu idea funciona, tu trabajo consistirá en mejorar tu producto. Si puedes aprovechar soluciones en open source, hazlo (y si funciona tu idea piensa como puedes aportar en el futuro a la comunidad). Se acabó la época en la que había que reinventar la rueda cada vez.
  5. Sal a vender en cuanto puedas: En cuanto tengas un producto, no esperes ni un segundo en salir a vender. Cuando lo hagas, es posible que al principio tu producto no funcione pero si escuchas detenidamente, es muy probable que los propios clientes te estén indicando que es lo que falla con tu producto y qué es lo que realmente necesitan. También te permitirá encontrar la mejor manera de hacerles entender que, aquello que ofreces, les permitirá ganar dinero o vivir mejor (al fin y al cabo, los negocios se reducen a eso).
  6. Utiliza las redes sociales para crear una comunidad de amigos, entusiastas y clientes. Escucha todo lo que tengan que decir y pregúntales siempre que tengas una duda. No hay nada más poderoso que convertir a tus clientes en parte de la empresa. Si tu producto es bueno y te preocupas porque tu trabajo y tu servicio sean excelentes, el boca a boca se convertirá en tu mejor herramienta de marketing.
  7. Empieza de nuevo:: Una vez hayas lanzado tu producto y empezado a vender, analiza qué ha funcionado y qué ha ido mal y empieza desde el principio para lanzar nuevas funcionalidades y mejorar tus procesos y tus servicios.

Actualización:

Totalmente recomendables los artículos de François Derbaix y Carlos Blanco sobre el tema:

La startup ultraligera: emprender low-cost: En este artículo, François proporciona unos excelentes consejos sobre cómo enfocar la inversión y el proyecto en el momento de emprender low-cost.

Emprender en modo low-cost: Carlos aporta una visión muy interesante sobre qué aspectos hay que analizar, tanto en el mercado como en el propio entorno personal, antes de emprender. También incluye útiles consejos a la hora de lanzar un proyecto con el mínimo de inversión.

1Comment

Escribe un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR